102Vistas |  Me gusta

“Me gustaría bajar una ola de 20 pies y comerme con tranquilidad un two wave hold down”

Por Ezequiel Rivarola      4 /10/ 2016

Maverick’s es por excelencia la ola gigante más temida del mundo. Situada cerca de Half Moon Bay, a solo 20 minutos al sur de San Francisco y próximo al corazón de Silicon Valley californiano, es el ring donde luchan anualmente los Titanes del surf

“Esas olas vienen de una distancia de 1.600 kilómetros, y son tan grandes como un edificio de cuatro pisos. ¿Te puedes imaginar a un edificio así viniendo hacia tí a 50 kilómetros por hora así de la nada, choca con el bordillo de la playa y se vuelca encima de ti? Así es Mavericks.” dice Jeff Clark a la BBC.

Maverick’s es un santuario natural con colonias de focas, la base de nutrición de la especie de tiburón más temido, el tiburón blanco, razón por la cual varios de ellos merodean por el line up.  Estar sentado en tu tabla se convierte en una situación infernal ya que es un campo minado donde nunca sabes por donde va a caer la bomba.

Cada ola tomada es un camino serpenteante entre  la vida y la muerte. Pero el riesgo no termina ahí. Es común que un surfer quede atrapado en la turbulencia de bajo una secuencia de olas. Regularmente quedan bajo dos o tres de estas, sin poder salir a respirar. Esto fue el causante de las muertes que ya conocemos.

En este inhóspito y peligroso lugar se conjugan reputaciones con fuertes personalidades en una cordial y amena caballerosidad, donde la diferencias se resuelven en el agua, con el máximo respeto entre amigos y rivales manteniendo los códigos de Mavericks.

En estas costas es donde un desconocido argentino –hasta ahora- ha cautivado la atención de los titanes más bravos.

Fue en el año 2000 cuando Manuel “Manny” Resano deja su país, Argentina. Se fue a viajar por el mundo en búsqueda de la Ola Gigante. Primero aterrizó en Hawaii con sus hermanos. Luego volvió a su país, a su querida Miramar, donde habría trazado sus primeras líneas en el surf en la tradicional playa de Honores. No conforme con la ola local, vuelve a emprender su viaje, pero esta vez a Nicaragua, donde encuentra una de los points que marcaría su vida para siempre, el Outer Reef de Popoyo. Actualmente reside allí con sus hijas Machi, Cande, Valen y su mujer Berry, una verdadera familia de surferos. Las niñas son las tablistas mas jóvenes conocidas mundialmente. Compiten por el mundo entero en sus categorías y además se desafían con las mayores. Valen, la primera de ellas, ya surfea olas de entre 3 y 4 metros, que son bastante grandes para su edad.

“Mi mujer siempre apoyo el surfing al 100%, pero tuvo que aprender lo que era estar con un surfista, ella había conocido surfistas, pero que no eran dedicados….igual la agarro rápido. Al día de hoy ella convive con 3 surfistas y una en formación, pero le gusta, lo comparte y lo apoya!” dice Manuel.

Nació un 22 de Abril de 1982 en Buenos Aires, cuando Argentina estaba revolucionada por la guerra de las Islas Malvinas. Casualmente el año donde “El Niño” generó olas monstruosas. Y que Edwin Salem, el primer argentino en correr Maverick’ s,  comienza a destacar su talento surfístico de olas grandes en San francisco.

Manuel de niño se inició en el deporte practicando Yatching en la categoría optimist. Esto le dio una perspectiva marina fuerte, a tal punto que hoy es entrenador náutico profesional. Pero de chico supo que eso no era lo único que le atraía del mar. En el surf estaba su pasión, más aún si se trataba de olas grandes. En Hawaii solía tocar la pandereta en los coros de Iglesia para poder lograr la ración diaria de comida que le permitía meterse en el agua todos los días.

“El surfing, aunque suene a frase de moda, es algo espiritual para nosotros. Creo que la mayoría de los surfers creemos en algo más y nos ganamos de estar rodeados de naturaleza y elementos vivos”.

El sueño del pibe

Manuel soñó desde joven en poder correr un Campeonato de Ola Grande. Hace unos días, este 20 de Septiembre, su nombre salió publicado en la lista de los Titanes de Mavericks (Titans of Mavericks) donde los 56 mejores surfistas de ola grande se reunirán  en un solo día en la imponente y legendaria área de ola.

 “ Tengo objetivos en mi surfing de olas chicas, de tubos y de olas grandes. En este último aspecto me gustaría bajarme una ola de 20 pies y comerme con tranquilidad un two wave hold down. Creo que son objetivos que van de la mano. También me gustaría correr un campeonato de olas grandes y bajarme unas buenas.” comentaba hace un año.

En una segunda vuelta, luego de ser seleccionado, logró pasar a la lista de 34 titans superando a surferos profesionales de la talla de Dane Reynolds y Ramón Navarro.

De los 34 Titanes sólo 22 serán parte de la competencia en el agua donde pondrán al límite su capacidad, riesgo y físico para destacar lo máximo posible. Y desafiarán estos impresionantes oleajes en el mejor y más grande día de toda la temporada invernal que corre del 31 de Noviembre al 1 de Marzo.

resano

Manuel ya se convirtió en el primer argentino en ingresar en la élite mundial del Surf Extremo de Competición. Pero esto no es obra del azar. Hace años está entrenando en el gigante de California con la ayuda de Edwin Salem, otro porteño de 56 años, náutico y  surfista del “Original Crew de Mavericks” y el primer extranjero en surfearlo.

Edwin es quien lo guía tanto técnica como mentalmente. Esta simbiosis entre alumno y maestro fue bendecido por la manos de Jeff Clark, uno de los hombres mas respetados de los mares bravíos, quien fuera el descubridor de Maverick’s surfeandola completamente durante 15 años.

Él junto con Grant Washburn, otro titán del Mavs, compartieron la mesa con Edwin y Manuel cuando éste fuera nominado en la ceremonia de los premios Big Wave Awards entregados por la WSL el último 23 de Abril en California. Gary Linden, famoso surfeador de ola grande y fundador del evento, fue otro de los que participaron y dieron este apoyo al argentino, apodado el “dañino”.

En fin, todos titanes que han apoyado su vertiginosa carrera y han expresado sobre él:

“Manuel dejó su marca en Mavericks. Nos dejó a todos impresionados. ¿De dónde demonios vino este muchacho? Quién es el hombre misterio?”  decían cuando se bajaba esas bombas.

Y algunos comentarios de sus compatriotas que saben correr olas grandes:

“Admiro a tipos como él. Que emigran a vivir el sueño en el mar lejos de la familia y logran tanto dentro y fuera del agua. El grado de control técnico y dominio del miedo en mares de esa envergadura es en lo que más se destaca. Claro, eso no se da de un día para otro. Es un camino que lleva toda una vida” Nos dice Alberto “Tito”Moratinos, alto corredor de Pico Alto.

También se refleja esa admiración de sus pares en las palabras de Nahuel Amalfitano:

“Manuel Resano es uno de los argentinos que siempre está presente en los swells del Pacífico . Ya sea en Popoyo, Puerto Escondido o Mavs. Lo vi siempre poner todo en la cancha y es una persona de la cual hay mucho que aprender en cuanto a control mental en situaciones críticas. Es sin duda uno de los big riders más pesados nacido en Argentina.”

Siempre escuché a Manuel agradecerle a su maestro por haberle enseñado el código de Maverick’s. Entonces le pregunté a Edwin, quien dijo:

“El código es como el de una orden de caballeros feudales. En estas aguas tan peligrosas hay una inter dependencia humana de vida o muerte basada en el mutuo respeto y valentía de hombres de armas. Donde el arma es tu tabla y el mar es el feudo. Jeff Clark es el equivalente al Rey Arturo. Los surferos, los caballeros de la mesa redonda. Maverick’s no es Camelot, es el Dragón. La competencia de Titanes es la cacería del Dragón. Manuel nuestro Lancelot”

resano-1

Manuel es pura sangre argentina. Se formó en el surf con sus amigos de barrio de la costa atlántica, el Honores Team. Peleó desde los inicios por su pasión.  Se instaló en Nicaragua formando una familia extremadamente surfera. Y en un cerrar y abrir de ojos, pasó a formar parte de esos personajes llamados titanes, esa raza de poderosos semidioses que se funden con el océano. Esos luchadores del cuadrilátero marino donde dejan hasta el último respiro para andar en esas olas.

¿Será Manuel esta vez el Martín Karadagian,  el Titán de Mavericks, de ese cuadrilátero marino que llevará al máximo a los 22 mejores surfistas de ola grande?

Pronto lo sabremos. La cita está dada.

Manny Resano at Maverick’s 3 – 2016 Billabong Ride of the Year Entry – WSL Big Wave Awards. ¡Disfrutalo en este video!

 

Comments

comments