2127Vistas |  Me gusta

25 años de REEF en el mundo

La vida tiene cosas gratificantes mas cuando tenes una consigna y logras llegar a la meta con un trabajo satisfactorio. Fernando y Santiago Aguerre son dos espejos de perseverancia y constancia en un proyecto que los llevó a lo mas alto del surf mundial. No es cosa de todos los días. A pesar de semejante logro siempre mantuvieron su sentimiento en las raíces y nunca abandonaron a su querida ciudad natal: Mar del Plata. A pesar de vivir en USA siempre llegan a la Argentina con novedades y apoyo para el surfing nacional. Hoy en día tanto en Argentina como en el mundo REEF es marca líder y ahora con 25 años de trayectoria. Felicitaciones para Fernando y Santiago y los dejamos con esta nota histórica del surgimiento de REEF.

Surfista- Cómo andas Santiago, contános como empieza la historia en Mar del Plata.

Santiago- Mira nosotros siempre estábamos en la playa, mi madre nos llevaba, éramos barrenadores primero de terciado, luego de telgopor, luego con una colchoneta inflable. Un día encontramos el surf, habría entre 20 y 30 surfistas en la ciudad. Los vimos surfear en el Torreón. Entre Fernando y yo nos compramos una tabla de surf. Fer tenia casi 12 y yo 10. Fernando- La primera tabla la compramos convenciendo a mi madre y padre que nos dejara vender una bici “multiuso” que mi madre no usaba mucho. Empezamos a surfear en el 69. En el 78, luego de la prohibición del surf del intendente militar,  Fernando funda la primera Asociación Argentina de Surf, y comenzó una campaña para levantar la prohibición. Al año siguiente en vez de 200 había 5,000 surfistas… En septiembre del 79 yo volví de viaje y le dije a Fernando que lo felicitaba porque era mi socio en un surfshop, y me dice qué surfshop? El que vamos a abrir. Así que convencimos a mí vieja y libramos cheques que después teníamos que cubrir y arrancamos con Ala Moana Surfshop en la Galería Sao. A esta nueva actividad le sumamos los campeonatos de surf, las tablas, entonces pasa a ser todo como una industria. Hacíamos shorts, camisas, pitas, algunas tablas, andaba todo muy bien.

Surfista- Siempre recordamos el surfshop coméntame donde estaba ubicado?

Santiago- En la Galería Sao de Mar del Plata. Ese año que inauguramos había salido campeón Argentino de Master, tenia una novia, moto, estaba todo bien pero sentía como que me faltaba algo, hasta acá llegue me decía y me preguntaba, el surf que es, lo que hacen los demás, cuando cumplen 30 años dejan de surfear, se reciben de alguna profesión, se dedican a trabajar, los domingos estacionan su auto y ven a los que están surfeando, deseando estar ahí en el agua. Miraba a mí alrededor y el surf no era una forma de vivir en Mar del Plata, no tenia un modo comercial de vida en ese momento. Mar del Plata no existía, no tenias nivel de surf para ser un profesional y ganar un campeonato mundial. Tampoco tenia ganas de estudiar una carrera, entonces fui al centro un martes de mañana, mire el mar y estaba liso, no había una ola, se venía el invierno, estudiar, universidad, sabes que, me digo, me voy a la mierda….me voy a vivir a California. No conocía casi a nadie ni nada de California, sabia solo un poco de inglés.

Fernando- En 1980 yo fui a pasar dos meses a Huntington Beach, California. Me quede en lo de Felipe Lana, un argentino que desde chico había vivido en USA. Cuando volví le conté a Santi sobre California. El año siguiente, en 1981 es cuando Santi se fue de Mar del Plata. Al llegar a California se contacto con Felipe Lana, que en esa época vivía con Lucio Eyras. Ahí aterrizo.

Surfista- Por lo menos tenias un lugar y amigos como contactos en California, de todas maneras viajaste así totalmente de aventurero?

Santiago- Tenia la dirección de Felipe Lana que había estado hacia bastante tiempo, uno de los primeros que hizo skate acá.

Fernando- Felipe y su hermano Claudio, habían pasado todo el invierno del ‘75 en Mar del Plata, en la casa del Ruso Azlor.

Surfista- Seguramente en tu casa se armo un revuelo cuando se enteraron que partías en busca de nuevos horizontes y olas, como lo tomaron en ese momento?

Santiago- Le dije a mi viejo que no iba a entrar en la universidad, no voy a dar el curso de ingreso, y que vas a hacer, me pregunta: “me voy a California”. Su respuesta fue: “vas a ir en invierno y después vas a volver en verano a trabajar en alguna cosa, té tenés que poner serio”, a lo que respondí, “lo que estoy diciendo es que me voy a vivir a California no vuelvo”. En una semana compre un pasaje a USA con escalas, le vendí a mi vieja y a mi hermano mi parte del surfshop, regale todo lo que tenia en mi cuarto, puse todo en una bolsa donde podías encontrar discos, posters, etc. y le dije a mis amigos llévense todo.

Surfista- Tomaste la decisión y no perdiste tiempo, manos a la obra rumbo a California, como sucedió  esta parte de la historia.

Santiago- Viajé solo con pasaje de ida. Hice todo un itinerario antes de llegar a California. Primero baje en Perú estuve 1 mes, luego unas semanas a la Isla de Pascua, dos meses a Tahití y luego sí,  California.

Fernando- Cuando Santiago llego a Perú me llamo diciéndome que viniera, que había muy buenas olas. Como había terminado el verano y aun no empezaba la Facultad de Derecho, me fui a visitarlo. Surfeamos muy buenas olas, y hasta hicimos un viaje a Machu Pichu y Cuzco.

Surfista- Qué sentiste cuando pisaste Los Angeles, era tu destino final, lugar para comenzar muchas cosas nuevas

Santiago- Esto era en el año 1981, California era ya centro mundial del surf. En junio del ’81 me puse a organizar campeonatos para la American Surfing Association. Me enganche con ellos. Les propuse si estaban de acuerdo, me dieron él si y comencé a hacerlos. En uno de los campeonatos conocí a un pibe que tenia un surfshop en San Diego. En ese momento no le iba muy bien y le propuse asociarnos. La respuesta de el fue buena, pero lo que yo no sabia era que estaba quebrado, le iba mal con el surfshop. Me dijo que no se podía comprometer con dinero y le hice una propuesta, trabajo todo el día en el surfshop, no te cobro nada y me consigo un trabajo de noche en un restaurant, o sea, comía en el restaurant y cobraba algo de dinero como para el alquiler de mi casa, entonces el salario que ganaba en el surfshop lo invertía elevando mi participación, así llegue en un año y medio a tener el 50% del surfshop  en el año’82. Un año después paso a visitarme mi hermano Fernando que seguía estudiando derecho en Mar del Plata. Estuvo casi todo el verano y conversamos mucho. Luego volvió a Argentina. En el año ’84 se recibe de abogado. Antes yo le había mandado una carta diciéndole Fernando estas son las opciones que tenes en este momento: té estas por recibir, armas tu estudio, el viejo que es abogado té pasa clientes, sos un tipo que te relacionas bien con la gente, vas a ser exitoso, nos vemos en navidad una vez por año, en una semana charlamos de lo que hacíamos y quienes fuimos cuando éramos chicos y no sabemos quien carajo es el que esta enfrente!! La otra opción es el día que te entregan el diploma te tomas un avión,  te venís acá conmigo y no sé lo que vamos a hacer, pero vamos a estar juntos, hagamos suficiente plata para poder ir a surfear, a esquiar, las cosas que nos gusten y curtamos la hermandad, el poder de ser hermanos. La confianza que te da tener un hermano que te apoya y te cuida la espalda es increíble.

Fernando- Cuanto estaba cursando 6to año en Derecho, me llego una carta por correo. Santi me decía que si bien era feliz surfeando todos los días, con amigos surferos, dueño de un surfshop, para su felicidad completa le faltaba tener a su hermano cerca. La leí un par de veces y decidi que cuando me recibiera de abogado iría a visitarlo sin fecha de regreso. Y así fue. Un año mas tarde vivíamos juntos en La Jolla, cerca de Windansea.

Surfista- Es muy copado lo que decís, no siempre se da, pero es muy lindo que una persona reflexione de esta manera.

Santiago- Fernando se compro un ticket de ida para California, imagínate mi madre, primero me fui yo y a los tres años Fernando. El le consulta y mi vieja fue directa “anda con tu hermano, es lo mejor que podes hacer”.

Surfista- Que cambios en la vida de ustedes en tan pocos años, primero vos y ahora tu hermano con los pies en California, cómo sigue la historia…

Santiago- Cuando Fernando llega arrancamos con unos tours de surf a México. Descubrimos una isla con unas olas fabulosas y arrancamos con eso, y también con otras cosas en el shop. El surfshop me dio la posibilidad de conocer los mercados minoristas y mayoristas. Le comento a Fernando: mira acá hay productos que podemos mejorar. Los grip de tracción para las tablas, que no sean abrasivos como el Astrodeck. Las sandalias que te venden son una cagada y tardan en entregarte. Los racks para autos se oxidan. Entonces de esta manera estudiamos un poquito el mercado y nos fuimos para Brasil, donde teníamos conexiones porque hacíamos negocios a través de Ala Moana. Arrancamos a hacer básicamente 3 productos. Uno de ellos se convirtió en la marca Track Top, que fue reconocido en USA y el mundo, como el mejor track después de Astrodeck. También en Brasil hicimos unos racks de plástico con nylon con buena pintura, eran fabulosos y Sandalias.

Fernando- Recuerdo que yo me moría de ganas de ir unos días a Mar del Plata (hacia 6 meses que había partido, Santi casi 4 años sin volver). El viaje fue a Brasil para ver que podíamos encontrar para vender al por mayor en USA. Vimos fabricas de ropa, pero lo mejor fue descubrir una fabrica de antiderrapantes, y una de unos racks de colores muy copados. La frutilla de la torta, fue visitar una fabrica de sandalias que habíamos vendido en el 80 y 81 en Ala Moana.  Luego de una semana en Río (mucha fiesta y surf, pero los cariocas no querían laburar), nos fuimos por él ultimo día a Sao Paulo. Ahí hicimos todas las conexiones que serian la base de la empresa Reef por los próximos 20 anos.

Surfista- O sea que en el relato ya estamos en el año de la fundación de Reef éste seria el punto de largada hasta nuestros días.

Fernando- Una mañana tipo 6am, escuchando las olas rompiendo contra las piedras de Windansea, contra el arrecife de rocas, contra el reef, se me ocurrió la palabra reef como marca. Dije, que loco, nadie usa esta palabra como marca en el mundo del surf. Una palabra tan surfera, pues muchas de las mejores olas, rompen sobre un reef. Y así nació Reef.

Santiago- El comienzo fue en el ’84 o sea que este año que esta transcurriendo ahora y este mes de Noviembre del 2009 se cumplen 25 años de la fundación. De esta manera comenzó la compañía Reef. Como te comente estudie mucho el mercado y conocía los problemas de las otras sandalias, nosotros empezamos a innovar con las sandalias haciendo diferentes modelos, con coloridos y gomas suaves. Todas eran novedades. Como Fernando y yo tenemos pie plano, sabíamos lo esencial de la comodidad de la sandalia, queríamos un producto que fuera realmente cómodo.

Fernando- El viaje a Brasil fue en noviembre del 84. El 9 de febrero del 85, exhibimos en un stand en la Action Sports. Para abril recibimos el primer cargamento de sandalias y racks. En mayo estábamos entregando a los muy pocos clientes que habíamos conseguido. Compramos 15,000 pares de sandalias, pero solo vendimos 3,000… Un verdadero desastre comercial.

Surfista- Cómo repercutía en el mercado todo esto que estaban creando

Santiago- Muy de a poco, las sandalias pegaron, empezamos a contratar surfistas amigos que eran profesionales, Apareció la chica Reef, viajábamos por el mundo conociendo otros empresarios. Gente joven surfista que estaba tratando de hacer algo para vivir del surf. Muchos de los que se prendieron eran surfistas jóvenes que se dedicaron de golpe a hacer un negocio y hoy en día son distribuidores de Reef o de Quiksilver o Billabong en todo el mundo.

Fernando- En el 85 y 86 no vendimos muchas sandalias. Pero en el 87 lo convencí a Santi de hacer 6 publicidades de pagina completa en la Surfing. Las ventas se multiplicaron muchas veces. Llegamos a 100,000 pares. Un número increíble…

Surfista- Cuánto tiempo les consto imponer la onda Reef.

Santiago-De a poco, el primer año creo que vendimos 3,000 pares, el segundo 15000 pares, en el 87, 100,000 y en el 88,  250.000 pares. Ese fue el año que realmente comenzó a andar la cosa fuerte. Pudimos pagar páginas enteras en las revistas, empezamos a contratar mas, fuimos a shows a exponer ya internacionalmente para mostrar las sandalias y conectarnos con otra gente, y comenzó a crecer fuerte.

Surfista- Pude seguir toda la trayectoria de Reef y veo que fue muy importante en el surgimiento las campañas de marketing que producía la empresa.

Santiago- Fernando es un tipo que vende, yo estoy mas dedicado a la parte de producto y financiera. A nivel marketing nos sentimos muy identificados por el modo que pensamos. Porque vivimos el surf y sabemos lo que es una buena maniobra, lo que es una buena ola, una buena tabla, lo que es el feeling del surf, o sea el sentimiento de ser surfista. También vemos toda la parte psicológica de un consumidor. Entonces vos decís, porque la chica Reef  fue la primera y nunca ponían mujeres en una revista de surf y porque la chica Reef esta siempre de espalda y no se le ve la cara, el misterio de no saber quien es. Puede ser tu vecina, la chica de la esquina, puede ser cualquiera. Y en cualquier lado del mundo la encontras. En las playas más remotas con las mejores olas del mundo encontrás una chica Reef. Es como el sueño que todos queremos, de tener una novia que es linda, hermosa, natural, de playa y que puede ser en cualquier momento. El sueño de la chica Reef es ese, puede ser cualquier chica. Es lindo porque eso es lo que uno quiere de la vida, que cualquiera pueda ser el que encuentre, que cualquiera pueda ser el que haga la vacuna contra el cáncer, se entiende no. La belleza de no tener el estilo pre planeado, es la belleza de poder saber  que hay muchas cosas que uno puede hacer, no limitarse. Te pongo este ejemplo de mi historia personal, mi modo de verlo, me siento un surfero de playa, un Ratón surfero del Torreón y aún hoy siento eso. Al no restringirte con nombres, con cosas con títulos, con países, cuando más abrís tu cabeza más posibilidad tenés de llegar mucho mas alto. Posiblemente piensen que están leyendo esta nota sobre los 25 años de Reef, pero esto no son los 25 años de Reef, son los 25 años de un sueño, son los 25 años de que cualquiera puede, son los 25 años de un grupo muy grande de gente que sintió, pensó y le puso el corazón a algo que se llama Reef. No somos Fernando y yo, son miles y miles de pibes copados, riders, gente que trabaja en producto, gente de calidad, de venta, de marketing, de todo tipo de cosas. Nos juntamos todos bajo un liderazgo pero con la energía de todos, por eso surgió una empresa que vende en 120 países, tiene una facturación grande y es una de las marcas lideres del surf mundial.

Fernando- El marketing empezó  con fotos de surf y así definimos el DNA de la marca. Luego contratamos a Mario Gemin, de Mar del Plata, quien nos cambio él logo, y creo el isotipo triangular de Reef. Una tarde solo en la oficina de Reef, se me ocurrió poner en la publicidad, una foto de una chica, vista desde atrás y con una bikini muy chica. La reacción fue buenísima. Había introducido el sexo en el mundo del surf, de una manera bien latina. Fue una explosión muy fuerte, fue irreverente, muy criticado, pero la gran mayoría amaba y ama a las chicas Reef…

La vida es una serie de rotondas a las que llegas todo el tiempo, y dependiendo la dirección que elijas, es adonde iras… Un día sentado en la playa, luego de surfear, pasa alguien caminando, y veo que tenia el calco de Reef, pero había cortado un segundo calco, y había sacado las letras “E” y “R” y las había agregado a Reef. Ahora decía REEFER, o sea el que anda en el Reef, pero también quiere decir ganja… En ese día comenze a usar la palabra Reefer para nombrar a los que laburabamos en Reef. Y así quedo: Reef y los Reefers…

Surfista- En una charla vos Santiago, me comentaste que mucha gente confió en ustedes para llevar esto adelante, como fue esa parte, de que manera lograron la confianza de esta gente.

Santiago- La gente que originalmente invirtió en la empresa fueron una novia que tenia que se llamaba Janet, un amigo Phil Stark, una pareja de amigos, Craig y Winky Mountner, un amigo que nos hicimos de los tours de surf a México, y nuestra madre que compro el 4% de la empresa. Invirtieron,  les fue muy bien a todos, seguimos siendo amigos. Me encanto poder satisfacer la premonición de mis amigos dándome la confianza de entregarme dinero para que yo administre en la compañía.

Surfista- Poco a poco fueron llegando como bien dijiste a todos los lugares del mundo y hoy están en 120 países, que se siente ser reconocido en todo el planeta

Santiago- Primero que nada es loco, porque vendíamos mas sandalias fuera de USA que adentro. Cuando sos latino te llevas muy bien con mucha gente, no sos el típico gringo prepotente que no entiende las demás culturas. Vas a España, Italia, a todos los países latinos les caes muy bien, los sudafricanos también, yo creo que para mediado de los ’90 éramos la empresa de surf que vendia en  mas lugares del mundo, estábamos en 10.000 surfshops en todo el mundo. Mi placer más grande era cuando viajaba  a surfear y el surfista que la mataba salía del agua, y se ponía un par de Reef  o ir por el mediterráneo y todo el mundo con Reef, o hacerte un amigo en el avión que te comenta que vive en Canadá y usa Reef, y le preguntaba, pero allí hace frío, y la respuesta era: “si pero las uso adentro de la casa”. Todo así, la sensación de saber que los pibes mejor surfistas, los mas copados, las chicas más lindas eligen el producto y se lo compran, es increíble. En el 2001 o 2002 en el Campeonato Mundial en Trestles California estaba en la tienda de competidores sentado, hablando y por ahí se me ocurrió empezar a mirar que sandalia usaban todos los pro, por ese entonces ya algunas marcas tenían sandalias propias, pero todos los pibes que corrían para otras marcas usaban Reef y no se las regalábamos, las compraban. Me acuerdo ver eso y me daba una gran satisfacción, somos los elegidos de los top de surf. Para mi Reef está envuelto en mi corazón aunque ya comercialmente no tengo nada que ver con Reef mundialmente. Para mí poder haber hecho la marca en USA fue el sueño de un ladillón del Torreón que se va y se convierte en algo que trasciende en la industria del surf mundial y el placer de haber traído a mi ciudad natal a los mejores surfistas del mundo, que llegaron a Mar del Plata para aquellos memorables WQS en Biología, también hicimos la triple corona latinoamericana con mucho éxito. Esto es muy lindo para mí. Lo importante es haber recorrido este largo camino y todavía seguir siendo fieles a nuestras raíces.

Fernando- Hoy en día la sensación que tengo es que fue un abrir y cerrar de ojos… Ayer estaba en la sala de embarque de Ezeiza, con un bolsito de mano, una copia de las enseñanzas de Don Juan en la mano, y cagado de miedo de mudarme a California. La ola de Reef ha sido una increíble y alucinante ola… Duro 20 años. Comenzamos de jóvenes adultos y terminamos cuando teníamos que terminar: Ni muy temprano ni muy tarde. Tuvimos aciertos y errores, seguramente muchos de ambos. Pero siempre seguimos cerca de las olas, del mar…

En mi caso particular, siempre tuve una inclinación a trabajar en causas ambientalistas y humanitarias. Lo hice durante todos los años de Reef, y lo sigo haciendo ahora. El sueño del Duke de que el Surfing este en los Juegos Olímpicos, esta mas cerca, gracias al trabajo de la ISA, y de los miles y miles de voluntarios diseminados por todo el mundo. Es un trabajo duro, muchas veces sin un solo agradecimiento, pero es el trabajo que me llena el corazón…

Surfista- Que sentís hoy con los 25 años de trayectoria, charlando con Surfista mirando el Yacht buenazo desde esta bajada de Playa Grande

Santiago- Mira, es un capitulo de la historia del surf, es una de las razones por las cuales decidimos vender la compañía porque llego un momento de otras cosas. Reef ya era muy grande, ya no conocíamos los nombres de algunos empleados, se había acabado lo personal que es lindo tener y pensamos hay que cambiar etapas, no hay que agarrarse a una cosa y hacer eso el resto de la vida. La vida es corta y en lo personal quiero ser Santiago Javier Aguerre no el dueño de Reef, Tengo una familia, una esposa divina Cecilia, tengo cosas que me tocan el corazón y me hacen vibrar. No tengo porque seguir metiéndole 15 horas por día a una compañía, fueron muchos años de mi vida. Es como un hijo lo criaste y luego se va de tu casa, vos no lo agarras y le decís, che, quédate como te vas a ir, al contrario le deseas lo mejor. El enemigo del ser humano es la rigidez sea física o mental tenélo en cuenta.

Fernando- Mi vida ha estado llena de cambios, de aprendizajes, de mucha gente que me ayudo y me ayuda en mi sueño de construir un mundo mejor, de involucrar a mas jóvenes en el surf. La vida es como una ola, hay un momento para esperar, hay uno para remar con todo, otro para surfear, y finalmente un momento en que llegas a la playa o la ola se acaba… En todo es así. Con Reef, la ola no se había acabado, por el contrario. Pero para Santi y para mí, había llegado el momento de salirnos de esa ola, y buscar en el horizonte la nueva ola.

Surfista- Te queremos agradecer el apoyo permanente de Reef a la revista, el tuyo y de Fernando también como amigos, Surfista tiene  22 años así que nacimos casi juntos, felicitaciones y a disfrutar este mes de noviembre con los 25 años de Reef

Santiago- Vos sabes que nosotros apoyamos al surf en Argentina en todas sus facetas. La Revista Surfista, me acuerdo los primeros programas de MDQ, nosotros les ayudamos a comprar dos caseteras para puedan editar. Me acuerdo de los momentos que no existía el profesionalismo, nadie pagaba un peso a los chicos y he ayudado con pasajes para que viajen a entrenar a Brasil. Todo tipo de cosas. Las cosas que hacemos nos van bien porque las hacemos desde el corazón. Si vos tenés disciplina, tenés constancia, lo haces con pasión y  con el corazón, siempre te va a ir bien. Y te vas a rodear de gente que quiere que te vaya bien.

Gracias por acompañarnos todos estos años con Surfista, la revista que representa al surf nacional, es la Biblia de quienes somos y como somos en el agua. Te agradezco por toda tu devoción y todo tu trabajo en esto y a todos los chicos que la siguen un abrazo y adelante el surf!

Fernando- Gracias Freddy por tener la constancia, la persistencia de continuar con la Surfista todos estos años, contra viento y marea, superando las muchas crisis de nuestra querida Argentina. Y a vos lector, que estas por terminar esta nota, acordate que los que tenemos la suerte de surfear, tenemos la obligación de ayudar al surf, de cuidar los mares y las playas, de defender la calidad de los mares de todo el mundo. Es nuestra manera de decirle gracias al Surf. Muchas gracias al surf.

Etiquetas

#25 #aguerre #reef