57Vistas |  Me gusta

La cabeza llena de sueños de Italo Ferreira

Familia, amigos, fe y el futuro: son  las cuatro palabras que ayudan a definir la fuerza de la naturaleza del surf de Italo Ferreira.

Ítalo Ferreira ha logrado más en el surf de lo que jamás hubiera imaginado. Especialmente dado que su primer intento  en el deporte fue cuando era niño, usando la tapa de una de las neveras portátiles de su padre que es un  pescador , y la utilizo como una tabla improvisada.

Después de irrumpir en escena como novato en el Año en 2015, ganó el título de la Liga Mundial de Surf en 2019 y lo coronó al convertirse en el primer ganador de una medalla de oro masculina en los Juegos Olímpicos de Tokio en 2021.

El brasileño espera inspirar a una nueva generación de surfistas         © Marcelo Maragni/Red Bull Content Pool

El éxito del surf ha traído consigo millones de seguidores en las redes sociales, atención constante e incluso invitaciones al paddock de la F1. Sin embargo, en el fondo, Ferreira sigue siendo el mismo niño con la cabeza llena de sueños que saltaba el muro de su escuela para pasar más tiempo en el agua.

No es que su espíritu competitivo haya disminuido ni una fracción. Es reconocido como una fuerza de la naturaleza en la WSL y hay mucho más que quiere lograr en su carrera deportiva. También disfruta cada momento de la vida que ha construido.

Es solo que a la edad de 28 años, Ferreira permanece conectado a tierra en un grado que parece notable para un atleta de su posición, y todavía está concentrado con lo que siempre le ha importado más: familia, amigos, fe. y el futuro

Familia

Si Ferreira no se hubiera dedicado al surf, cree que se habría quedado en la ciudad de Baía Formosa, en la costa noreste de Brasil, y se habría convertido en pescador, siguiendo los pasos de su padre, quien suministró la ahora famosa tapa de la nevera, esa fue la ruta de su hijo camino al deporte. Después de todo, el niño Ferreira no disfrutaba mucho de la escuela.

“Tenía como nueve años cuando empecé”, recuerda. “Me estaba divirtiendo con la tapa de la hielera y luego salí remando con mis amigos. Tomé algunas olas pequeñas, solo para mantenerme ocupado porque mi papá trabajaba todo el día y yo no tenía nada que hacer. Estaba en la playa con los niños jugando fútbol en la arena y surfeando con esta hielera. Estaba cada vez más obsesionado con eso y traté de surfear con las tablas de mis amigos y comencé a hacer pequeñas cosas, comencé a mejorar.

“No teníamos demasiados dinero o comida, así que el surfing me motivo”

 

“Recuerdo que salté el muro de la escuela para ir a surfear. Fue una locura pero funcionó para mí. Mi mamá preguntaba: ‘Oye, ¿qué pasó? ¡Son las 9 am y se supone que debes estar en la escuela!’ Y yo dije: ‘No mamá, ya no hay clases’. Está hecho, no hay nadie allí y dijeron, vete a casa. Estaba mintiendo, pero ella dijo que estaba bien, y me fui directamente a la playa a surfear con los chicos, con la hielera. Luego, después de eso, mi papá me cpmpro  una tabla y luego comencé a estar más ocupado en el agua, haciendo más cosas, ganando eventos”.

Obtuvo su primera tabla real después de ganar un evento local a los 11 años y pronto siguió más éxito, junto con premios que podría usar para ayudar a la familia que lo apoyó desde el principio.

“Cuando comencé a ganar eventos, con las tablas de surf que le regalaban al primer lugar, comencé a venderlas y le di el dinero a mi mamá y mi papá. Empecé a ayudar, entonces esa fue mi motivación, y sigue siendo mi motivación hasta el día de hoy: ayudar a mis amigos y ayudar a mi familia. No teníamos demasiado  dinero o comida, así que esto me empujó. Fue como gasolina extra para esforzarme, para ganar, para ayudar a mi familia”.

Acredita a su madre, padre y abuela como sus apoyos clave en esos primeros años, y estaba orgulloso de que la familia fuera honrada por su ciudad natal, en lo que resultó ser una manera especial después de su éxito en el Campeonato Mundial en 2019.

“Mi mamá siempre está pensando en el pasado”, dice. “Hubo una historia cuando gané el título mundial. Entonces, cuando tenía seis o siete años, mi madre solía vender el boleto de autobús que tenía para ir al trabajo y ella caminaba. De esa forma consiguió dinero para comida o algo así.

“Cuando fui campeona mundial, toda la avenida por la que ella caminaba fue cortada por el tráfico para que tuviéramos un desfile para celebrar el título. Íbamos todos en un camión de bomberos con el trofeo, mi padre, mi madre, mi hermana… Todo el mundo iba detrás siguiéndonos”.

Amigos

Su ciudad natal sigue siendo una gran fuente de orgullo e inspiración.

“Baía Formosa sigue siendo un lugar natural, muy normal”, dice. “No hay fiestas, no hay nada loco. Es un lugar al que voy precisamente a surfear, a encontrarme con mis amigos y mi familia. Es bueno ver de dónde vengo y lo que tengo ahora. Porque a veces las personas se olvidan de lo que pasaste y no valoran lo que tienen ahora. Volver a Baía Formosa es como retroceder en el tiempo y pienso: ‘¡Caramba! ¡Lo que tengo ahora, lo que he logrado! Voy a continuar’. Es motivador”.

Dos de esos amigos de Baía Formosa, Marcelo Buxexa y Jackson Rodrigues, han sido compañeros constantes a lo largo de su camino hacia la cima, y ​​su presencia en su vida diaria lo ayuda a mantener un sentido de perspectiva y vivir el momento siempre que sea posible.

Ferreira hizo historia en Tokio con su medalla de oro.

 

“Crecí con Buxexa y Jackson, surfeábamos juntos y compartíamos el almuerzo en la escuela, porque no teníamos dinero para comprar tres sándwiches”, dice. “Es lo mismo que hoy. Tengo mi dinero y lo comparto con mis amigos, podemos viajar por el mundo de la misma manera. Es básicamente para que tengamos una oportunidad extra.

“Viajamos juntos y disfrutamos cada momento porque creo que las mejores cosas de la vida son la historia, los recuerdos. No es dinero, fama o seguidores en Instagram. Si mueres, lo pierdes todo, no importa”.

“Daba cualquier cosa por conseguir esa medalla. La plata o el bronce no eran nada para mí, solo el oro”

La esperanza de Ferreira es que esos seguidores en Instagram, 2,9 millones de ellos según el último recuento, se inspiren en su historia.

“Tienes las dos caras de la moneda sobre ser famoso”, dice. “El lado bueno, la gente que quiere verte bien, que logres, que inspires a la gente… y la gente que te quiera menospreciar.

“Algunas personas me ven como una inspiración en la vida, para lograr sus sueños en sus áreas, esa es la mejor parte. Trato de seguir inspirando de esta manera. Quiero ser diferente de las personas que se quejan de todo y que actúan como si el mundo fuera solo para ellos. Quiero mantener mi esencia, seguir siendo una buena persona”

Ferreira haciendo lo que mejor sabe hacer

 

Fe

Pregúntale a Ítalo qué consejo le daría a un joven surfista y la respuesta está ahí, escrita en el cuerpo. Señala el tatuaje en su brazo, ‘Acredite na força do seus sonhos’ en su portugués nativo. En castellano, eso se traduce como ‘Cree en el poder de tus sueños’.

“Vengo de un lugar donde pocas personas creían en mí, excepto mi familia”, dice. “Y a veces hay cosas que simplemente tenemos que ignorar y creer que podemos hacerlo. Eso fue lo que hice.”

Ha sido capaz de mantener esa confianza en sí mismo desde sus primeras competencias hasta una medalla de oro olímpica que, para él, nunca estuvo en duda.

“Cuando viajé a Japón con mi amigo Marco, tenía mucha confianza porque había estado entrenando mucho, todos los días, presionando mucho, y estaba seguro de que tendría la oportunidad de obtener la medalla de oro”, recuerda. “Luego, después de mi primera serie, hice una entrevista y me dijeron: ‘Oye, ganaste la primera ola y la primera serie’, y yo dije: ‘¡Y la primera medalla de oro!’

Ítalo Ferreira surfea Pipeline en 2018

 

“En mi mente, solo quería eso, y haría cualquier cosa para obtener esa medalla. La plata o el bronce no eran nada para mí, solo la medalla de oro. Trabajé duro para ello.

“Durante la competencia, todo comenzó a ir en el mismo flujo. Empecé a tener más confianza y comencé a ver mi sueño allí mismo. Luego, en la final, contra Kanoa (Igarashi), estaba en el siguiente nivel de concentración. Puedes ver cuando rompí  mi tabla estaba tan tranquilo, fui a la playa, recogí la tabla y luego reinicié con todo. Remé hacia atrás y luego dije: ‘¡Es mi momento!’

“Para mí, tener esa oportunidad de ganar la medalla de oro fue lo mejor. Había estado trabajando en cada detalle en mi mente y había soñado con ese momento. Cuando salí del agua y vi a todos los niños gritando y llorando, ese momento fue uno de los mejores, porque en ese momento supe que sería campeón olímpico”.

Ferreira se relaja en Baia Formosa con su lata de autor

© Marcelo Maragni/Red Bull Content Pool

Futuro

Si bien su lugar en la historia del surf está asegurado gracias a ese triunfo en Tokio, quiere dejar un legado también fuera del deporte, a través de su trabajo con jóvenes surfistas y el Instituto Ítalo Ferreira que está montando en su ciudad natal.

“Si gano, todos los que me rodean también pueden ganar”, dice simplemente. “Puedo ayudar a mis padres, a los muchachos que me rodean, mis amigos pueden viajar conmigo y luego puedo ayudar a la nueva generación con mi Instituto. Entonces puedo ayudar a algunas personas e inspirar a algunas personas en todo el mundo. Creo que estos son mis grandes objetivos: ayudar a todos, seguir aprendiendo, crecer”.

El Instituto, actualmente en construcción en la casa donde una vez vivió su abuela, es muy importante para él. Uno de sus principales pilares será la sostenibilidad, mientras que el enfoque clave será brindar oportunidades a los jóvenes surfistas.

“Es para ayudar a los niños a tener la oportunidad que yo no tuve allá”, explica. “La gente sabe que no todos pueden triunfar en el deporte, por lo que será un poco más como un apoyo para los niños. Hay oportunidad de tomar clases de inglés, computación y por supuesto, habrá surf. Habrá actividades que a los niños les guste hacer pero no todos seguirán el mismo camino.

“Es más darle a los niños una luz, una oportunidad, para que puedan tener algo de motivación, para que la gente allí se sienta bien, se divierta también y también aprenda”.

Pasar un buen rato a la vez que aprender y luchar constantemente para dar lo mejor de ti. Ese compromiso le ha servido bastante bien a Ferreira hasta ahora, junto con su fe, su familia, sus amigos y la determinación de dejar un legado que perdurará en el futuro.

Nota publicada por Red Bull Contenidos.